Artículos sobre la dieta feliz



Dieta feliz: La hormona de la felicidad

Dieta felicidad. Alimentos para alcanzar la felicidad
Comer sí da la felicidad. La dieta es la fórmula para llegar a la felicidad. La felicidad es en teoría el principal objetivo del ser humano. Por desgracia, no existen fórmulas mágicas comestibles para la felicidad, pero si es cierto que la dieta puede ser de gran ayuda.

Y no sólo porque comer proporciona un placer inmediato y, por ello, una pequeña porción de felicidad, sino porque los nutrientes intervienen de forma clara en el correcto funcionamiento de nuestro cerebro y, por tanto, queramos o no, de nuestra felicidad.

Porque comer da la felicidad... y no sólo por el mero gusto sabroso y pasajero en nuestros paladares.

A continuación la dieta feliz con los alimentos estimular la hormona de la felicidad: la serotonina.

Dieta feliz: La serotonina es la hormona de felicidad


La hormona de la felicidad se conoce como serotonina. Controla el apetito, produce sensación de gozo y relajación, y aumenta la autoestima. Para producirse, requiere del aminoácido triptófano y de la vitamina B6, que, por tanto, deben asegurarse en las ingestas de alimentos.

EL cuerpo no puede fabricar triptófano, así que necesitamos aportarlo a través de la dieta. El pescado, el pollo, la leche, la soja o las nueces son ricos en este elemento. La vitamina B6, por su parte, se encuentra en el germen de trigo, la levadura de cerveza, los cereales integrales, los frutos secos o el pescado azul.

Dieta feliz: Comer sí da la felicidad. Alimentos ricos en serotonina


La serotonina es un neurotransmisor que inhibe el enojo, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño y el apetito. El 90% se concentra en el tracto intestinal, por ello las emociones están ligadas a la alimentación. Prueba a:

Animarte con carbohidratos Ciertos hidratos de carbono complejos, el arroz integral, las patatas y los copos de avena son ricos en triptófano, un aminoácido esencial que regula los niveles de serotonina en el cerebro. Por tanto incluir estos alimentos contribuye a mantener el equilibrio emocional.

Endulzar tu sonrisa Controlar el nivel de glucemia es muy importante porque la sangre necesita la dosis adecuada de insulina para asimilar el azúcar y así activar la secreción de serotonina al cerebro. Debes comer: cereales integrales, legumbres secas, frutas y legumbres y hacer 3 comidas a día para equilibrar los glúcidos.

Darle un toque funghi a tu mesaLas setas son fuentes naturales de serotonina y de proteínas. Empieza por: champiñón, agárico, negrilla, níscalo o robellón, shitake y trufa.

Alimentos con magnesio y vitamina B6El magnesio es un elemento indispensable para que el triptófano se convierta en serotonina. De ahí que los alimentos ricos en magnesio, como son los frutos secos o algunas frutas como el plátano, sean muy interesantes en este aspecto. Lo mismo que los alimentos ricos en vitamina B6, porque también está implicada en todo este proceso.

Una dieta feliz para controlar la glucemia Otro aspecto importante para sentirse bien es que nuestra glucemia se mantenga en niveles óptimos. Esto es incompatible con dietas demasiado estrictas o con ayunos prolongados. Una dieta pobre en hierro puede impedir la absorción de diversas vitaminas, entre ellas las del grupo B, importantísima para nuestro bienestar.