Artículos sobre la dieta feliz



Quiero ser feliz: la fórmula del optimismo

Qué es el optimismo. Las claves para ser optimista
La fórmula del optimismo consiste en dejar los lamentos y pasar a la acción, dar órdenes positivas a tu cerebro, felicitarte en vez de castigarte y creer en ti misma son las pautas para ver el vaso medio lleno y no medio vacío.

Si a todo esto le sumamos una buena dieta, la práctica de algún deporte y rodearnos de gente que nos quiera, seremos capaces de encontrar a la optimista que llevamos dentro.

Encontrar la felicidad está en nuestra mano, no en la de los demás. Rodearnos de gente negativa también es un error, se contagia.

Cómo ser más feliz y aprende a tener unos pensamientos optimistas para alcanzar la felicidad. Qué hacer para ser feliz.

Quiero ser feliz: Qué es el optimismo


Si te dan a elegir entre pasar un rato con una persona optimista o con una pesimista, ¿a cuál elegirías? Está claro, a la positiva porque las personas optimistas nos contagian su positividad y nos transmiten su fuerza y esperanza.
Y ahí precisamente, en la fuerza y la esperanza, radica uno de los principales secretos del optimismo: Los optimistas difícilmente se rinden, no se paran ante las dificultades, ni se hunden, ni se amilanan pensando que algo es demasiado difícil.

Quiero ser feliz: Claves para ser optimista en 4 pasos


1. Cuidar la dietaDebemos cuidarnos y llevar una alimentación sana, para evitar que el organismo nos pase factura. El deporte hace que te sientas mejor, porque las endorfinas llegan al cerebro y son las encargadas de hacernos sentir más alegres. El problema no es cuánto tiempo vivirás, sino con qué calidad.

2. Aprende a relajarteTenemos que aprender a descansar. El estrés, la ansiedad, la depresión son los grandes males de este siglo. Pasamos parte del día corriendo, sin pararnos a disfrutar de las cosas. Hay que vivir con ilusión. Las terapias de relajación ayudan a alcanzar la felicidad (yoga, masaje).

3. Celébralo todoCualquier excusa es buena para montarte una mini fiesta y arrancarte una sonrisa. Hay que reír, cantar, bailar y tener pareja, hijos o un grupo de amigos con los que te sientas a gusto. Nacemos y morimos buscando amor. El secreto del optimista es aprender a moverse más por el corazón que por la razón.

4. Ilusiónate y apasiónateAntes la esperanza de vida era mucho menor. Ahora podemos pasar 60 años desempeñando el mismo oficio. De ahí que sea importante realizar un trabajo que te apasione. Además, el optimismo es sacrificio y lucha por algo. Hay que esforzarse, tener ganas de abrazar a tu pareja e ir al trabajo con ilusión.

Cambia tu actitud hacia el optimismo


Hay que cambiar de actitud para ser optimista. Es posible que ahora no estés atravesando por tu mejor momento. Pues bien, ha llegado la hora de despertar a tu cerebro. Para ello, hay que enfrentarse a los miedos con decisión y coraje. No te ahogues en las quejas y en las excusas que malgastan tu energía y paralizan tus iniciativas.

Está claro que hay que quejarse menos y pasar a la acción. Nadie dijo que esta tarea fuera sencilla. La suerte, el optimismo, la felicidad... todo hay que trabajárselo. Aprender a ver el vaso medio lleno es una cuestión de actitud. Hay quién en cada situación negativa ve una oportunidad y quien ve un problema en cada oportunidad. Tú eliges.

El secreto del optimista: pensamiento positivo


El 90% de las personas que fracasan al intentar algo es porque, previamente, creían que no podrían hacerlo. Nosotros nos ponemos nuestras propias barreras. Por el contrario, cuando visualizamos consiguiendo nuestro objetivo, aunque nos resulte difícil de creer, nuestro cerebro recibe la orden de poner nuestras energías y habilidades en marcha para alcanzar la meta. Es la visualización positiva.

Los trucos para ser optimista


1. Premiar los éxitos para ser feliz Otra clave para ser optimista consiste en premiarnos antes determinadas situaciones. Las optimistas saben muy bien cómo premiarse y no sólo cuando han tenido éxito; lo llevan a efecto en los momentos de debilidad, porque es ahí cuando tenemos que felicitarnos. Debemos dialogar con nuestro cerebro y para ello es bueno cambar algunas frases más pesimistas por otras más optimistas. Frases como "es imposible" debe sustituirse por "puedo conseguirlo" o "voy a intentarlo".

2. Tener actitud optimistaHay que conseguir una actitud muy proactiva, poner toda la fuerza que tenemos en conseguir nuestros objetivos. Y tener claro que, si fracasamos en algo, debemos levantarnos y seguir luchando.

3. Objetivos claros para alcanzarTú puedes conseguir lo que te propongas. Tienes que creer en ti misma. Para ello, lo primero que hay que hacer es identificar con claridad lo que queremos conseguir y ser realistas: plantéate pequeños retos y metas sencillas y asequibles. Y nunca cometas el error de dejar en manos de los demás tu alegría. Debemos tomar las riendas de nuestra felicidad. Busca en tu interior, analiza tus errores, aprende de los fracasos - sin recrearte en ellos, y evita castigarte.

4. Evita la gente tóxica y pesimistasAh, y una cosa más: huye de los pesimistas. Los pesimistas contagian el nerviosismo. Es mejor alejarse de la gente negativa. Por otra parte, está comprobado que las personas optimistas son más felices y, por lo tanto, viven más años y disfrutan de mejor salud. ¿Se te ocurre algún inconveniente para no buscar la felicidad?